Kilómetro cero

A menudo se termina hablando en este lugar, paradójicamente, sobre el sentido de la vida. Es difícil llegar a conclusiones sobre el asunto, pero parece que parte del sentido de la vida pasa por hacer lo que a uno le gusta. Cuando se trabaja en algo con pasión, entonces todo cobra sentido: uno es feliz. La mayoría de nosotros nos tenemos con conformar con hacer lo que nos gusta después de ocho horas de oficina. Si descontamos el tiempo que ocupan las labores que se deben realizar cotidianamente, el resultado es que la felicidad se reduce a unos treinta minutos diarios. Si hay suerte, se añaden unas pocas horas los fines de semana.

No sé a los demás, pero a mí se me antoja poca felicidad.

A menudo hablamos aquí también de cambios. Aparece gente que decide que quiere cambiar las cosas y dar un nuevo rumbo a su vida en dirección a un lugar mejor. Supongo que yo también he sido uno de ellos.

Hace algo más de tres años que terminé unas prácticas y me vi por fin abocado al mercado laboral serio. Las opciones que se me presentaban no me resultaban demasiado atractivas, siendo la más obvia buscarme un trabajo poco gratificante en el terruño que me vio nacer y crecer, y esperar allí a que ese mismo terruño me viera morir lo más tarde posible. Por el camino haría jornadas laborales de diez horas con parada a comer y sentiría que me iba consumiendo mientras la vida se me escurría de las manos sin que ni siquiera llegara a darme cuenta. En esa película, yo terminaba odiandome a mí mismo. Hay muchas películas como esa, es un guión muy trillado, y me parecen muy malas. También puede ser que yo tenga un gusto muy extraño para el cine.

La otra opción era largarme a Alemania. Por alguna razón me atraía aquel país. Tenía un buen amigo allí que me podría servir de palanca. Si todo salía bien, yo acababa hablando alemán, conseguía un buen empleo, conocía gente y veía mundo. Si todo salía mal, la película terminaba como empezaba. Algo así como Memento pero perdiendo la memoria sólo los sábados por la mañana.

Todos los cambios acojonan, y ningún cambio de rumbo es un camino de rosas. Pasé ratos buenos y algunos tragos amargos. Disfruté los buenos tiempos y traté de aprender de los malos. Quizá por casualidad, quizá por buena suerte, quizá por el destino, lo cierto es que la película terminó bien: tengo un trabajo interesante de ocho horas en el que hago más dinero del que en España me harían pensar que merezco, y cuando lo termino me largo a casa a disfrutar de mis amigos y de mis aficiones, entre ellas largar parrafadas como esta. La mayor parte del tiempo soy muy feliz. Revisando la cinta, me atrevería a decir que muy pocas de las películas que uno escribe tienen un final triste.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte me doy cuenta de que paso la mayor parte de la jornada laboral contando la horas que faltan para poder ir a casa y escribir en El Sentido de la Vida, dibujar la tira ecol o emprender una docena de proyectos. Para mí es un síntoma de que podría estar haciendo cosas que me llenaran más que mi actual ocupación, de que podría estar pasando más tiempo en ser muy feliz en vez de ser moderadamente feliz como lo soy cuando estoy atrapado ocho horas diarias en el curro con la cabeza metida en asuntos que no son míos. Tengo cientos de cosas por empezar pero nunca tengo el tiempo para llevarlas a cabo, y la situación me está empezando a quemar por dentro. Es por eso que llevo una temporada considerando emprender un nuevo camino.

Los cambios acojonan, sobre todo cuando se tiene mucho que perder. Cuando reviso mi vida encuentro muchos puntos de la cinta en los que pensé que nunca podría ser tan feliz como entonces, que aquello no podía ir a más. Tomo uno al azar, lo miro y luego avanzo varios años para encontrar que las cosas no han hecho más que ir a mejor. A día de hoy, puedo decir que en ningún momento de mi vida he sito tan feliz. Vivo en un apartamento de cinco habitaciones con el Chuky, gano un buen dinero todos los meses con el que estoy construyendo un colchón para permitirme cometer estupideces futuras, y estoy rodeado de gente fantástica a la que aprecio como a los grandes amigos a los que tuve que dejar en España y que me hicieron conocer una amistad de la que jamás pensé que volviera a poder disfrutar en igual grado. Todo esto es mucho que arriesgar. Cuando empecé la última película tenía muy poco que perder, y al igual que para un martillo todo parecen clavos, para la desesperación no existen los problemas sino las oportunidades.

No soy un aventurero, me gustan los terrenos firmes, no me gustan los cambios. Siempre guardo las cosas en los mismos bolsillos, me la meneo siempre con la derecha y me gusta que al despertar todo esté donde se encontraba la mañana anterior. Si hay alguien con miedo a los cambios en los que se puede perder mucho, yo soy por lo menos el segundo en la lista. Es por eso que quiero hacerlo todo despacio y con tiento.

El plan: vivir haciendo las cosas que me gustan, disfrutar de lo que hago durante las 24 horas del día. De momento se me ocurre invertir más tiempo en El Sentido de la Vida y hacer una tira diaria. Me gustaría escribir libros y emprender nuevos proyectos personales, pero para eso necesito dejar de ocuparme de las cosas de personas a las que ni siquiera conozco e invertir más horas en aquello que de verdad me apasiona.

Hace un par de semanas me tomé un lunes libre, así que el domingo por la noche me pude permitir el lujo de salir a pasear en la fría oscuridad de los últimos coletazos invernales en lugar de irme a la cama pronto como el resto de las personas respetables y ocupadas. Pude admirar la catedral de Regensperry iluminada en la oscuridad de la noche, elevándose como un coloso sobre los tejados que rodeaban la plaza desierta. Me sentí muy vivo, más que cualquier otra noche de domingo. Y eso simplemente por haber comprado apenas 24 horas para mí mismo. Me pregunté cómo sería sentirme así durante todo el tiempo.

Estas cosas no suceden de un día para otro, pero ocurren tan despacio que es difícil darse cuenta de que se gestan dentro de uno como una fiebre silenciosa que va creciendo. Sin embargo, hay momentos fugaces en los que se siente un escalofrío y uno sabe que algo está pasando, que hay un cambio que hacer.

El único punto flaco de mi plan es, por supuesto, el dinero.

Creo que soy una persona que necesita muy poco para vivir. No tengo coche, tengo aficiones baratas y gasto menos dinero en ropa que Tarzán. Mi madre me tenía que tirar los calzoncillos a la basura porque se les rompía la goma. Compro algunos caprichos pero soy siempre consciente de que son cosas de las que podría prescindir fácilmente, sobre todo a cambio de una vida para mí. Sin embargo, tengo que pagar por la comida, y a principio de cada mes debo ingresar religiosamente una cierta cantidad de dinero en la cuenta de mi casera. Además, de vez en cuando surgen imprevistos que hay que afrontar. En mi casa nunca ha faltado de nada y no estoy acostumbrado a encarar la vida con el culo al aire. Esa es otra de las razones por las que necesito hacer esto de manera gradual. Dispongo de la oportunidad de construir un puente entre mi situación actual y la que tengo en la cabeza molestando a los pájaros, y la voy a aprovechar.

Mi situación laboral es relativamente estable pero no es roca firme. Podría haber optado por otras opciones pero preferí apostar por el riesgo para rellenar el colchón en el menor tiempo posible. La razón es que llegará un momento en el que Regensperry no será lo mismo. Las personas que hacen que mi vida sea especial irán saliendo poco a poco de aquí, y cuando eso suceda mi estancia en este lugar ya no tendrá ningún sentido. Cualquier otro sitio será entonces igual de bueno que este. Y en ese mismo momento yo cogeré el cerdito que he venido rellenando y me largaré a intentar hacer realidad mi sueño. Es una mera cuestión de tiempo que el cambio llegue, pero quiero disfrutar de todo lo que me rodea ahora mismo mientras dure, así que tampoco tiene demasiado sentido que me precipite.

Pero vamos al grano.

En Septiembre del año pasado ya debía de andar pensando en estas cosas, porque fue entonces cuando puse una cajita con publicidad en la parte superior izquierda de la página. La cosa funciona así: yo hago espacio para diez enlaces de texto y una empresa se encarga de vender esos huecos. Los beneficios se reparten al 50%. De esta manera el autor de la página consigue una renta mensual más o menos estable con un esfuerzo que se aproxima a cero.

Antes de escribir esto tenía algunas reservas sobre si compartir las cifras de los ingresos, pero siendo que quizá este periplo que ahora se inicia pueda resultar de interés para alguien, imagino que los número supondrán una utilidad añadida para cualquiera que pueda tener en la cabeza los mismos pájaros que yo. No tengo ninguna duda de que será un camino largo pero interesante, y quiero dejarlo todo bien documentado para cuando vuelva la vista atrás. Por otra parte, es dinero honesto y no me avergüenzo de él. Si alguna vez entre todos mis complejos tuve uno que me hubiera hecho ruborizarme por algo así, por suerte lo conseguí dejar en un recodo de la senda hacia lo que considero la persona íntegra que ahora creo ser.

Volviendo a los números, los primeros meses resultaron algo flojos, reuniendo en los primeros sesenta días el montante de 70 dólares (ya podían ser euros, pero menos da una piedra). El cheque al cierre de los siguientes dos meses ascendía a 160 dólares, mientras que enero y febrero han arrojado números por encima de los 200 dólares cada uno, habiendo recibido en este último mes exactamente 180 euros al cambio. El dólar es ahora mismo una ruina a la espera de que los Estados Unidos invadan Irán. El total desde septiembre asciende pues a 552 euros.

La primera lectura es que con 200 euros al mes no se va a ninguna parte. La visión optimista es que el esfuerzo invertido ha sido mínimo, tanto como poner una cajita con anuncios y seguir haciendo lo que me gusta. Futuras posibilidades para elevar las cantidades a corto plazo pasan por incluir publicidad de AdSense y trasladar la misma estrategia a la tira ecol, que podría arrojar cifras por lo menos del mismo orden de magnitud que ESDLV. Luego vendrían libros, camisetas… qué sé yo. Hasta que no disponga de más tiempo para trabajar en el proyecto no sabré si algún día llegaré a comer de esto, pero de momento los primeros pasos me sirven para establecer órdenes de magnitud.

Desde el primer momento tuve claro que el dinero que pudiera hacer en estos primeros tanteos no sería para mí. La razón no es que no considere que no lo merezca ni que no tenga en qué gastarlo, pero mi situación actual es francamente desahogada, y de un tiempo a esta parte siento que la vida me da tanto que me veo en la obligación de devolver parte de lo que recibo. Simplemente no me parece razonable invertir más en mí. En El egoísmo revisitado: la importancia de los motivos que desconocemos escribía que:

(…) no me resulta tan descabellado pensar que la felicidad de la humanidad comienza por la felicidad del individuo. Sólo cuando uno es feliz se encuentra en posición de contagiar a los demás. Si uno se siente desgraciado y podrido por dentro, lo único que procurará es que los demás traguen un poco de esa misma mierda.

Ahora mismo puedo decir sin ningún tipo de duda que soy muy feliz, y que es una sensación tan desbordante que no puedo más que compartirla con los demás. Si alguien se encuentra en mi lugar sabrá de qué estoy hablando. Me sigue doliendo la espalda de vez en cuando, el lunes tengo que ir a trabajar y hay muchas de las cosas que hago que me gustaría cambiar, pero en líneas generales puedo decir sin rubor que soy feliz. Quizá lo sea porque todo me va bien, o quizá lo sea porque he tomado una decisión para actuar de una manera coherente conmigo mismo y hoy doy el primer paso de una larga senda especialmente emocionante. Dicen que la felicidad no se encuentra al final del camino, sino que la felicidad es el propio camino. Hasta ahora nunca había comprendido esa frase.

El dinero recaudado por la publicidad de ESDLV ha estado yendo todo este tiempo a una hucha-cerdito aparte. Durante todos estos meses he estado intentando saber cómo debía gastarlo. No podía utilizarlo en mí, sino que tenía que ser empleado en intentar mejorar el mundo. No tenía ni idea de cómo emplear ese dinero; sencillamente no se me ocurría cómo 60 dólares al mes iban a arreglar un mundo tan jodido. Hasta la semana pasada no supe cómo lo iba a hacer, pero esa historia la reservo para el lunes que viene. Ahora sé que no tengo que arreglar todo el mundo de una vez sino que lo puedo hacer a golpecitos.

La andadura no ha hecho más que comenzar. Este tocho no es más que la primera piedra de un proyecto que no tiene prisa pero que ya está en marcha. Lento pero seguro voy a ir pasando de hacer cosas para otros a hacerlas para mí. No va a ser fácil ni va a llevar menos de varios años, pero la meta es ambiciosa y sin duda merece la pena. Si todo sale bien, habré cambiado mi vida a mejor. Si todo sale mal, entonces volveré a la rueda de lo convencional. Lo que no puedo dejar de hacer es intentarlo. No quiero comprar colonia en navidad, no quiero dejar el móvil del trabajo encendido sobre la mesilla de noche y no quiero deslomarme para comprarme un coche más grande que mi integridad. Creo saber qué es lo importante en la vida, al menos en la mía.

A menudo me escriben lectores para decir que les sirvo de modelo o de inspiración. Me resulta incomprensible, pero entonces pienso que yo también tengo gente que me sirve de referencia y que me inspira. Ahora mismo me acuerdo especialmente, quizá por lo reciente, de Alberto, el chaval que lo había dejado todo y se había venido a Alemania con una mano delante y otra detrás para perseguir su sueño de ser dibujante. Otros muchos me han mostrado también que las únicas barreras están en nuestra mente. Habrá quien diga que estoy como una cabra y habrá quien se ría de mí, pero no me importa: en estos más de cuatro años de El Sentido de la Vida también he superado esos complejos. Apenas me quedan ya unas pocas decenas.

Para todos los demás, los que piensen que realmente soy yo el que está cuerdo, aquí estaré para contar la aventura. De lo que estoy seguro es de que nunca estaré solo :-)


Entradas relacionadas:

Categorias:

Comentarios

Creo que es absurdo, pero por lo visto si que hace ilu encabezar el podium XD

Primera creo… ni siquiera he leído la columna…
 ______

Ahora sí que la he leído y me alegro mucho de haberlo hecho antes de comenzar una nueva semana.
Me alegro por decidir cambiar la vida, yo apenas si he comenzado a encaminarla y ya hago planes de ese tipo… quizás de miedo pero se puede solucionar con un poco de moral.

Con 16 añitos, empecé a salir con mi novia y fuí feliz. Con 24 me casé con ella y fuí más feliz. Con 29 nació mi hija y fuí el más feliz del mundo. Hasta que nació mi hijo a los 33, lo que me hizo rebosar de felicidad. Ahora me quedan 2 años de hipoteca para ser libre!! y volveré a disfrutar de esa nueva situación cuando llegue.

Con el COU y la selectividad aprovada, decidí no iniciar la carrera y montarme por mi cuenta… y funcionó.

Mi felicidad es saber disfrutar de lo bueno y de lo malo. Y nunca me detengo ante lo que creo que debo hacer o a donde debo llegar. Y disfruto cada dia como si fuera el último de mi vida. Disfruto de mis hijos y de mi familia tanto como me deja la esclavitud del trabajo (que no es para tanto, por que allí tambien sé disfrutar y sentirme bien con lo que hago) Y lo mejor, es que intento compartir y transmitir esas buenas sensaciones a todo el que me rodea. Y a veces hasta lo logro.

¿Soy conformista? ¿Soy subnormal? ¿Soy un tonto que no aspiro a más? ¿es que acaso ese ‘más’ me dará más felicidad de la que ahora disfruto? no,no,no y no.

Solo soy realista, tranquilo, trabajador y luchador. Y bastante inconformista (a veces hasta enfermo..)
Tan solo sé como conseguir mi felicidad… y no necesito más…

Gonzo, si tu sabes que tu felicidad estará ahí, en ese proyecto de vida que te estás planteando, ADELANTE, que nadie te pare.

Pero un consejo te doy. Vigila las envidias que vas a levantar por hacer de tu vida lo que realmente deseas. Y más si tienes exito (el que creo de corazón que te mereces)

Y por último. No te empecines en que solo serás feliz si llegas a la meta. Quizá, sea demasiado elevada. Disfruta de los pasitos, por que si no lo haces, mientras no llegues, serás infeliz.

Y si por mala suerte o mala planificación… no lo logras, además, te sentiras fracasado. Solo disfruta…

A lo mejor, lo que te pasa es que eres un culo de mal asiento, un inconformista redomado… y eso no es malo si sabes lo que buscas.

Muchisima suerte!!! Y que nadie te frene…

———
El sentido común, el menos común de los sentidos.

Me da pena comprobar que todos, ABSOLUTAMENTE TODOS los seres humanos… SOIS tan malos (Jose Luis Coll, grande)

… si se abre una nueva puerta delante de ti, abrela.

Nada mas triste que llegar al final i ver que, en general, uno no ha echo nada de lo que pueda sentirse orgulloso.

Seguro que saldrá bien la nueva carrera.
Por lo pronto, llenar el cerdico seguramente te es más facil que a mí, que tengo que pegarme con el banco de las Eslovenias para que dejen de mirarme cual criminal cada vez que les llevo er cheque de Google…

Ánimo, y suerte.

Y si alguien tiene una historia con final triste al intentar alcanzar la felicidad por favor no la cuente, que ahora mismo estoy queriendo cambiar de trabajo y ando sensible.

Para empezar hay que distinguir entre los pros, los contras y de ellos los de verdad y los que invento por miedo:
Que si no se ha terminado tal o cual proyecto, que si yo soy el unico personal de todo el departamento, que si aca hay dos dias de descanso y buen ambiente, eso Vs mejor paga… e incertidumbre en todo lo demas.

Me dicen del otro trabajo que buscan a alguien que se ocupe del Great Plains, ¡que suertudos ellos!, el resto de los mortales debemos hacernos cargo de nuestros grandes, medianos y pequeños planes.

Ojala tuviera tan claro como Gonzo que este cambio es un paso mas a la felicidad, pero la verdad no lo tengo claro y, como a todos, me gustaria dar solamente los pasos que me acerquen a ella.

Esto y mas pienso. Y creo que a algunos les parecerá exagerado cuando sepan que solo entregue un curriculum y no hay nada seguro.

Esque aquí la gente no duerme? Es imposible hacer podio!!

Bueno, ahora ya, después de leer el post, sólo puedo decir que espero que te vaya muy bien. Pues quizás te resultará incomprensible, pero en muchas ocasiones, por el mero hecho de darle vueltas a tus palabras o a las situaciones que describes en tono de humor, he salido fortalecido para afrontar el día a día.

Si te sale bien, será una gran esperanza para el resto de gente que aspira a tener una vida más plena sin tener que cambiar tiempo por dinero.

Mucha suerte!!

______________
Save the linx

Ánimo para el camino y espero que el aumento de tiras y escritos no reduzca la calidad de estos.

Podrías buscar un trabajo a media jornada para empezar poco a poco.

Un saludo

Érase una vez un sueño

Te felicito, por tener esa actitud, por atreverte y responsabilizarte a hacer lo que quieres estando tan consciente de ti mismo

Pocas veces, he visto gente que diga que está feliz tan desacomplejadamente, sobre todo te felicito y admiro por eso.

Siendo la vida una búsqueda eterna enhorabuena por tu decisión.
Un buen juicio soy incapaz de dar, puesto que ni de tu empresa ni de tus ganas tengo conocimiento.
Buena suerte, ya te llegará lo que buscas. O al menos encontrarás algo mejor que no buscabas.
«¡Alejaos de la idolatría de los superfluos!»

La verdad es que no soy muy de andar comentando en los blog pero esta vez no me aguante.
Yo estoy completamente a favor de los cambios, especialmente cuando son a favor de uno mismo.
Hace años cuando lei por primera vez el discurso que dio Steve Jobs en la universidad de Stanford le escuche algo que me llamo la atención y que yo mismo me he dicho.

“Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta era No durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.”

Asi es como decidí retirarme de una carrera y empezar a estudiar una nueva carrera con 24 años, ya voy en el segundo año y cada dia me pone mas feliz haber decidido cambiarme.

Mucha suerte y gracias por dejarnos estos textos los Lunes (aunque aqui en Chile los alcanzo a leer los Domingos)

Diego Muñoz P.
Puntos Suspensivos…

No suelo escribir, pero esta vez me ha calado muy fuerte tu post. Hace tiempo yo tambien cambie de todo, (ciudad, casa..) y me vine a Madrid a ver que se podia hacer. Me embauque en un trabajo de esos super interesantes, con multitud de viajes, cada semana en un sitio distinto, pero que requeria el 95% de mi tiempo, dejando el 5% para dormir.

Y es en esos momentos cuando te planteas que la cosa no va bien. Cuadno engordas 10 kilos debido a las altas dosis de alta cocina de restaurante y bajas dosis de deporte autoctono y cuando ves como vas dejando tus asuntillos para mañana, la semana que viene, el mes que viene….

Mi opción fue contraria a la que planteas, consegui un trabajo (un pelin mejor pagado) con horario flexible pero presencial y todos los días en el mismo sitio. Y si que noto que cuando llego a casa mis ganas de realizar mis asuntillos siguen bajo mínimos.

Por tanto la solución es sencilla, casarte con una moza rica rica rica , y con mucha pasta ;)

…no es del todo malo, porque te ayuda a valorar pros y contras, a darte cuenta de lo que tienes y lo que pierdes. Pero si te impide lanzarte a por las cosas, mal. Sigue con los sueños, sin dejar que las cosas dejen de avanzar, preocupándote por redondear todo y queriendo exprimir cada segundo y seguro que encontrarás el título de tu página. Y eso vale para todos los demás, incluido yo. Consejos vendo…

Nos leemos.

No puedo estar más de acuerdo contigo. Aunque te envidio en una cosa: ser capaz de echarle huevos para intentar perseguir la felicidad. Cuando estás más o menos asentado, tienes un trabajo que puntúa, digamos, un 7 de 1 a 10 y no te desagrada demasiado es muy fácil abandonarse y quedarte aparcado en una vida rutinaria que no te llena pero por lo menos te ofrece seguridad. Yo lo mejor que he hecho en mi vida fue irme a Italia y ahora que llevo casi un año y medio de vuelta en España el cuerpo me empieza a pedir guerra otra vez. Me estoy planteando lo de irme a vivir a Alemania pero me asusta el tener que romper otra vez la estabilidad que tengo aquí. Aunque luego estas cosas siempre salen bien. Pero da miedo, mucho miedo.

Te desearía suerte, pero no te va a hacer falta: con esa actidud la suerte aparece por sí sola.

No queda sino batirse

Sinceramente, Gonzo, créete que puedes ser un modelo de referencia. Para mi lo es cualquier persona que encuentre la felicidad.

Durante mucho tiempo he pensado que eso de la felicidad es algo inexistente, un cuento que se ha inventado para hacernos pensar que todo puede ser maravilloso y que podemos vivir en el país de Hoz, como las novelas de amor o los cuentos infantiles. Creer en el sentido de las cosas y en metas ideales es algo inherente al ser humano. A menudo me he preguntado si hay alguien sobre la tierra que experimente dicha sensación o sólo se puede aspirar a la paz interior. Tú al menos pareces haberla encontrado y creo que eres sincero cuando lo afirmas, porque me he encontrado con mucha gente que me ha hecho sentir infeliz porque me intentaban vender su modelo de felicidad falso: sonreían y me decían lo de puta madre que era su vida, me miraban mal por no estar hasta el cuello con una hipoteca, vivir con mis padres, no estar casado y no haber seguido todas los pasos que marca la sociedad a pies juntillas. Me hacían sentir que era el único fracasado de mi entorno. Ahora he entendido que si, es posible que yo me encuentre en un lodazal, perdido y sin encontrar el verdadero sentido de mi vida, pero a ellos la mierda apenas les llega un poco más abajo. La diferencia es que muchos creen encontrar el sentido a sus vidas en falsas metas, en metas que no son suyas realmente, si no que toman de la sociedad porque son más fáciles que bucear en un desierto de dudas, pero no son tuyas. Se ve en la cara de amargura, el desencanto y la mala leche de aquellos que luego te miran por encima del hombro y que sabiéndose infelices intentan venderte lo contrario y critican tu estilo de vida. Se intentan auto convencer de que lo que tienen es lo mejor. Algunos piensan que si no son felices, por lo menos se sentirán mejor si consiguen arrastrarte a su mundo. Es el consuelo de los mediocres. Al menos yo se que aún tengo que encontrar mi verdadero camino y que quizá, poco a poco, vaya saliendo del lodazal. Muchos de ellos probablemente no se den cuenta de sus falsas metas hasta que haya pasado mucho tiempo. Quizá esa chica que pensaba que casarse y tener hijos acabaría con todos sus problemas, se despierte un día con cuarenta años y se de cuenta que los problemas no se van de un día para otro, que la felicidad no estaba ahí y que nadie o ningún hecho concreto se va a llevar tus problemas (pensar que el amor o que cambiar de aires, por ejemplo, acabará con los problemas de uno). Entonces yo ya llevaré años de ventaja dándole vueltas, al menos tengo un punto de partida (¿Mi kilómetro 0?). No queda más remedio que mirar dentro de uno mismo y enfrentarse al abismo de la duda. Ojala encontrar la felicidad fuera tan fácil como viajar, casarse o tener un hijo, pero no creo que sea así. Creo que la felicidad, o su hermana menor, la paz interior, se encuentre en descubrirse a uno mismo, en comprenderse, en aceptarse y en lograr ese equilibrio interno. Al menos es lo que creo ahora. A partir de ahí podré construir (cuando lo consiga si llegara el caso) mi felicidad de puertas para afuera. Creo que a partir de entonces todo iría bien sin esforzarme. Lo demás: compartir tu vida con alguien, tener dinero, tener un buen trabajo lo considero “pluses” de la vida, pero no el propio sentido de la misma.

Si lograra ser feliz yo lo notaría y la gente lo notaría.

Bibliografía complementaria: ESDLV, Más Platón y menos Prozac, La página de Steve Paulina, etc.

Lo siento por el ladrillo.

Yo siempre he intentado hacer caso a eso de “más vale arrepentirse de lo que se ha hecho que de lo que no se ha hecho”. Ademas tus circustancias personales son excepcionales y perfectas para poder acometer un cambio de vida. A saber: sin hijos aparentemente, sin hipoteca, con un buen colchón económico… Y añado; con un talento que puedes explotar y last but not least con un titulo de ingeniero (no es coña, en algunos sitios sirve de algo) y una experiencia profesional que aún en el caso de que las cosas no salieran tan bien como te gustaría te permitirían no quedarte con una mano delante y otra detrás. Creo que estás en la pole y tienes que aprovecharlo.
Por cierto: http://www.elmundo.es/elmundo/2007/03/08/catalejo/1173326773.html COMO GANAR 7.000 DOLARES AL MES CON UN BLOG
Un beso y suerte.

Hola a todos.

Esta va a ser la primera vez que escribo y principalmente porque en tu relato me siento un poco identificado. Actualmente estoy en una fase de cambios bastante radicales vistos desde fuera. Al igual que tu creo que el miedo a la incertidumbre de esos cambios es nuestro principal obstaculo pero también creo que si no lo intentas siempre vas pensar que hubiera pasado de haberlo hecho.

Creo que cuando notamos que las cosas que hacemos no nos provocan satisfacción es hora pararse en seco y reflexionar si eso es lo que realmente queremos o no.

Como le suelo decir a la gente, hasta la fecha nadie que se haya muerto ha vuelto a decirme que después hay más vida, por lo que tengo como de momento solo tengo una quiero aprovecharla al máximo haciendo lo que me hace feliz, aunque ello suponga sacrificar otras cosas, que por otra parte ese mismo sacrificio es también parte de lo que nos retiene en nuestra situación actual, ya que no siempre renunciamos a un trabajo o a un sueldo, sino que a veces toca dejar atrás a amigos y familiares y eso es bastante más complicado.

En fin tras esta parrafada muchos animos a todos aquellos que al igual que yo se sienten identificados con lo escrito por gonzo.

Un saludo y nos vemos en los bares

Tienes talento, escribes bien y tienes la cabeza bien amueblada y creo que puedes llevar este proyecto a buen puerto, es mas, no tardarás mucho en, al menos, reducir tu jornada laboral y dedicar el resto a lo que de verdad te apasiona o trabajar de freelance para pagar las facturas.

De cualquiera de las maneras creo que acabarás satisfecho del resultado, sea cual sea, porque es la busqueda del sueño personal lo que nos gratifica, el conseguirlo solo es un añadido y pocas personas tienen el valor de reconocer que les gustaría orientar su vida hacía otros derroteros y menos aún hacerlo.

¡Con dos cojones!

______________________________________
Me gustaría cambiar el mundo, pero es que no me dan el código fuente.

Hola, hace mucho tiempo que vengo leyendo tu sentido de la vida y ya por fin me registré para decirte que tanta emoción y ganas de cambiar a mejor se me ha pegado y ya estoy mas alegre que antes. Te lo agradezco muy mucho.

Yo no voy a poder cambiar nada de mi apestosa vida xdd pero weno, tarde o temprano tendré, por cojones, que levantar el vuelo de éste curro y vida, para entonces espero estar tan motivado como tu para buscar lo mejor o lo que mas me convenga, y no lo digo pensando en las monedas jejeje.

Un saludo.

Me encanta tu filosofía de vida, probablemente porque se parece mucho a la mía, y no puedo sino desearte toda la suerte del mundo en tus planes. Será difícil, pero cuando gusta el camino hasta las piedras se suben saltando ;)

La Mosqueperra

La verdad es que no se que puedo decirle a un tío como Gonzo, que me lleva una ventaja de varios cientos de km en muchos aspectos, y que viaja en DeLoreans o en el Porsche de la Rascafigas mientras yo voy por ahi en mis tartanas rodantes…

Así a bote pronto se me ocurre decirte que si quieres venirte para la Feria de Abril, yo te hago un rinconcito en Speccyhaus ;)

Veo que a ti te pasa como a mi… El otro dia estuve haciendo una entrevista de unos de esos trabajos a los que te llaman desde el INEM. La verdad es que esto es una jodienda, porque cuando necesitas trabajo de verdad, no te llama ni el gato, mientras que cuando decides apartarte del mundo laboral y meterte a empollar para presentarte a unas oposiciones contra 10.000 tios (y tias) que están mucho mejor preparados que tú, de repente se lian a llamarte para ir a cursos de FPO, entrevistas y su señora madre en bragas.

El caso es que me fui a la entrevista de trabajo pensando como me libraría del puesto, porque la excusa de “me van a operar del clavicordio en dos semanas” ya esta muy vista, y si el SAE se pone en contacto con el SAS te pueden dejar el fistro diodenar mas ensanchado que los túneles del Mont Blanc. Y resultó que el entrevistador me lo puso a huevo.

¿Y como es que con tanta experiencia tiene usted tan poco cotizado en la seguridad social?”

Pues mire usted, señor mío… Diciendolo mal y pronto, es porque llevo muchos años haciendo el gilipollas…”

Y es que es verdad, hay dias en los que al acostarme me doy cuenta de lo mucho que he hecho por los demás y lo poquito que he hecho por mi en ese dia que ha pasado así como quien no quiere la cosa… Que si prestarle el coche a uno, ir a recoger a un amigo que se ha quedado tirado o llega de la estacion, ir a casa de otro a ayudarle a pintar o a echar abajo una pared, o a poner enchufes, o a configurar ordenadores o vete tu a saber cuantas cosas que se pueden hacer a lo largo del mes. Claro que la ventaja que tiene eso es que cuando yo necesito ayuda, sólo necesito hacer dos llamadas para que me vengan a recoger, me lleven a alguna parte, me presten una furgoneta o me arreglen un motor.

Tal vez te sientas extraño porque desconoces que es lo que te pasa, pero tal vez yo si que lo conozco: Estas llegando a un nivel de ingresos donde no te merece la pena trabajar ni un minuto mas de lo que ya trabajas para vivir aceptablemente según los cánones que te has marcado. Y eso, francamente, no es algo que consiga mucha gente.La mayoría vive esclavizada por la hipoteca, el prestamo del coche, el de la moto, el del otro coche monovolumen que se compra porque los vecinos o los amigos o quien sea tiene uno y tu mujer te dice que vosotros no vais a ser menos, el prestamo para pagar la tele de plasma o el préstamo para pagar cualquier otra gilipollez superflua que en realidad NO NECESITAS, pero sin la cual la sociedad te hace sentir que resulta imposible vivir.

No se si estarás pagando una hipoteca por comprarte un micropiso de esos que el Ministerio de la Vivienda promueve para que vivamos en viviendas de estilo semisoviético (serian soviéticos si fuesen con baño compartido). Tienes moto, bicicleta, una consola que te ibas a comprar, una tele y unos cuantos muebles. No tienes esposa, ni hijos ni perro/gato/mascota que mantener, a no ser que ahora hayas metido al ratuzza dentro de una jaula para hamsters ;)

¿Te has parado a pensar que podria pasar si mañana o este viernes conoces a una preciosa fraulein que se fija en ti? Pues que puede ser que en muy poco tiempo te des cuenta como cambia ese nivel al que habias llegado, en el que te sobraba el dinero, y que de repente tienes que pagar una hipoteca, pañales, potitos y alimentos para mas de una persona… Se acaban las juergas, el tiempo libre, y no solo tendrás que trabajar mucho mas tiempo, sino que tendrás menos tiempo que ahora para ti, y para dedicarte a pensar estas cosas que pones aqui en ESDLV para que nosotros las leamos y comentemos.

Como decía el Dr. McCoy, “La burocracia es la única constante del universo”. Todo lo demás se mueve.

¿Mi consejo? Aprovechate todo lo que puedas, perillán. Piensa en todos los demás, si, pero no dejes de pensar en ti mismo. Y cuando tengas problemas, fijate bien en quien se preocupa por ti y a quien no le importas.

Speccy, totalmente de acuerdo contigo. Eres mi heroe. Ya tengo otro más.

———
El sentido común, el menos común de los sentidos.

Me da pena comprobar que todos, ABSOLUTAMENTE TODOS los seres humanos… SOIS tan malos (Jose Luis Coll)

Yo también estoy ahora inmerso en un cambio importante.
Hace ya algun tiempo, y no se muy bien por qué circunstancias, fui por fin capaz de reconocer que sin quererlo estaba subido en un tren equivocado. De hecho hasta poco antes de ese momento nunca fui demasiado consciente de haber estado caminando por una senda ya marcada. Creo que muchos avanzamos sin saberlo por una senda marcada y cada vez mas profunda, de manera que a cada paso cada vez es mas dificil salir de ella. Simplemente haciendo lo que “toca” en ese momento”. Estudiando una carrera sin gran vocación, aprobando asignaturas hasta el curso siguiente. Hasta que un día uno despierta. En una oficina delante de un ordenador con la pantalla llena de lineas verdes sobre fondo negro. ¿Qué sentido tiene todo esto?. Simplemente sentí la necesidad de salir de allí antes de que fuera demasiado tarde para cambiar. Veia cómo los caminos de algunos que me rodeaban se hundian cada vez mas bajo el peso de las hipotecas, y el círculo vicioso de pseudoesclavitud laboral al que éstas y otros mecanismos nos subyugan, haciendo fráncamente dificil plantearse un cambio. Yo no deseaba eso. No quería un coche nuevo, me sentía estúpido trabajando con traje, como un pulpo disfrazado en un garage. Me aburría hablar en los cafés de si salía mejor poner los suelos de gres o de parqué, o del tono de blanco de las paredes. Como si blanco hubiese mas de uno. Blanco claro y blanco oscuro, hasta donde yo sabía, eran el mimso color. No me gustaba mi trabajo, francamente me importaba una puta mierda. Quería olvidar todo eso y buscar algun otro camino que me llenase un poco mas; sólo se vive una vez, y sentí que merecía la pena dejar los caminos marcados y empezar a decidir por mí mismo, en la medida de lo posible. Me sentí bastante imbécil por no haberme dado cuenta antes de mi verdadera situación, pero fracamente aliviado por haber visto que aquel no era el camino que quería seguir, y que aún estaba a tiempo de trepar fuera.

Ahora pienso que habría habido mejores direcciones en las que avanzar, aunque tampoco pierdo tiempo lamemtándolo. Tengo un papel con la firma del rey, al que quizás pueda sacar alguna utilidad; desde luego no será mendigando unas migajas a unos cuantos señores trajeados que viven de vender humo mientras afirman estar “levantando el país”, y sobre todo no lo haré porque es un trabajo que me desagradaba profundamente, que me hacía sentir francamente inútil y aunque me llenó los bolsillos durante unos años me estaba vaciando la moral, no quiero volver a entrar en ese juego. Creo que dejar el trabajo y empezar un proceso de cambio ha sido de las mejores cosas que he hecho nunca. Ya no tengo la tranquilidad de ver el camino marcado frente a mis pies, pero tengo algo mejor: la sensación de empezar a ser yo quien lo traza.

Yo me di cuenta de que caminamos por sendas marcadas hace mucho tiempo. Seguir tu propio camino no es difícil, requiere esfuerzo, pero se tiene la motivación suficiente. Lo difícil es encontrar la propia senda. ¡Enhorabuena por conseguirlo! ¿Nos cuentas cuál es la tuya?

No te tomes la vida demasiado en serio, ¡no saldrás vivo de ésta!

Pues dejé mi trabajo programando en una empresa y ahora me estoy dedicando a estudiar matemáticas para ser profesor de secundaria. Y yo que creía que las matemáticas de la carrera no me iban a servir para nada… paradojas de la vida. El caso es que a pesar de la gran propaganda negativa que tiene el trabajar en la enseñanza en secundaria me parece mucho mas motivador el poder enseñar algo útil a alguien que contribuir a crear nuevas necesidades para luego darles solución pasando por caja. Claro que también cabe la posibilidad de dar clases en una academia, como Armando, me encantaría poder transmitir a la gente algo mas, como hacía él, creo que podría disfrutar con un trabajo así y eso se notaría. Mientras tanto iré dando unas clases particulares para ir pagando el alquiler. Eso sí, en mi nuevo trabajo espero ver menos unos y ceros que en el anterior ;).

En esa situación me encuentro ahora, en el borde del precipicio, ahora soy un hombre semi-libre, en proceso de esclavización, el sistema me está engullendo.

Lo que viene por el camino es; la hipoteca, los niños, el monovolumen, enchufarme a la tv y poner el culo de lunes a viernes los próximos 30 años, tragando en el atasco de cada mañana una lágrima silenciosa.

De ninguna manera quiero eso. Ojalá fuese tan afortunado de sentirme orgulloso de tener una vida así y de haber logrado ser uno mas y de tener un peluco mas caro que mi vecino. Conozco gente asi y son felices. Chapeú, lo han logrado. Les envidio aunque creo que viven engañados.

El problema es que no se que alternativa hay, tal vez pensar por uno mismo sea la clave. Tal vez la solución sea como dice Gonzo “comprarse unos dias libres para pensar” y asi encontrar la alternativa. Pero no tengo valor a enfrentarme a no encontrar la respuesta. Help.

… espero que si las oposiciones me salen bien, voy a poder desempeñar uno de los trabajos que me gustan.

No hace mucho hice una entrevista en una inmobiliaria. Despues de hablar un rato con el gerente, que me puso el contrato encima de la mesa para firmarlo, salí tan asqueado de lo que me explicaba el como funcionamiento normal del negocio que me daban ganas de coger a todos los inmobiliarios, ponerlos de espaldas al paredon y fusilarlos con huesos de aceituna. Mientras quedabamos para firmar el contrato de trabajo al dia siguiente, iba pensando “a mi este cabrón especulador no me ve el pelo aqui”.

Tambien es cierto que tengo la suerte de tener protección familiar que hace que no me tenga que rebajar a efectuar trabajos que para mi son vergonzosos, como pueda ser precisamente el de vendedor en una inmobiliaria. Hay otros trabajos que la gente denosta y que en mi opinión pueden llegar a ser muy interesantes, ya no por el sueldo, que siempre puede ser bajo, sino por la libertad que te puede dar. Me comentó un amigo que estaba trabajando por la noche empujando un carrito de esos de acristalar suelos en un edificio de ofinicas, y se sacaba al mes 150 euros netos mas que yo, que tenia a mi cargo la seguridad laboral de 120 personas y la gestión del control de calidad de la fábrica y a finales de mes, como en el fondo “no estaba haciendo otra cosa que rascarme las pelotas en mi despacho” (según decía un tío que no me veía porque yo estaba metido en un despacho en la otra punta de la fábrica, en lugar de estar con el resto de la gente de administracion) pues me tocaba ayudar en la contabilización de los movimientos que habia habido en las cuentas de la empresa a lo largo del mes, en la facturación y en diversos porculerismos variados.

Y la verdad, entre estar solo en un edificio de oficinas por la noche empujando un carrito de acristalar y estar bregando con 120 personas (con alta proporcion de cabestros entre ellas) y encima ganar 150 aurelios mas, pues macho, prefiero empujar el chisme de acristalar mientras escucho tranquilamente la radio…

Y es que lo mas importante es sentirse a gusto en el trabajo.

Desde que te empecé a leer este es el post que más me ha gustado, quizás porque refleja bastante bien cómo pienso y cómo siento. Hablas de cambios. Yo ahora estoy atravesando un cambio importante, está siendo lento pero acabará bien; porque la que está cambiando soy yo. Antes creía que la feliciadad estaba al final de un camino que debía marcarme, he conseguido ver que la clave está en disfrutar cada paso, sin importar dónde nos lleve.

No te tomes la vida demasiado en serio, ¡no saldrás vivo de ésta!

Pues mis “posts” favoritos son aquellos en los que hay tetas implicadas. Nuestra sociedad necesita un más alto nivel de pajarestesismo. Pero, como alguien ha dicho por ahí arriba, para gustos, gustos.

Estoy de acuerdo con lo que dices. Aunque ya habrás pensado en esto, ten en cuenta que las aficiones dejan de ser interesantes cuando se convierten en trabajos. Estudié ingeniería informática y lo pasé mal en ocasiones. Pero reconozco que cuando me decidía a estudiar, y sobre todo haciendo las prácticas, disfrutaba. Por ello no me fue muy dificil encontrar un trabajo diseñando y programando programas. Después de tres años lo detesto. Cada programa me parece idéntico al anterior. Me siento afortunado porque conseguí un trabajo que me deja las tardes libres.

Por cierto, sigo pensando que tu mensaje en el que contabas como babeabas junto a Fuckowsky en una playa es bastante malo. Aunque debido a tu vehemente respuesta a mi comentario en aquella ocasión, no me he atrevía a repetírtelo. Si lo hago ahora es porque me hace feliz y sigo tus consejos.

Mucha suerte sea cual sea tu camino.

cojosolo

Pues a mí me pareció una de las mejores columnas del 2005, y mira que la mayoría las encuentro bastante sosas X)

En fin, para gustos los colores…

joder, hasta que no hemos llegado al grano…

¡Vaya! Me alegra ver que tanta gente (el escritor y muchos comentadores) planeen o ya estén dando giros a sus vidas. Y me alegra que todos lo consideren algo positivo. Me alegra porque yo me veo en una situación similar, aunque hasta ahora me encuentro más en la etapa de deconstrucción y la cosa empieza a resultarme deprimente. Primero me dí cuenta de que parte de mi familia me estaba fastidiando y al menos internamente les he mandado a la porra. Luego fue mi “carrera”, ese camino prefabricado que había empezado a recorrer hasta que me dí cuenta de que a lo mejor simplemente no era _mi_ camino. Ahora la cosa parece que se extiende a otros ámbitos. Parece que he estado haciendo el imbécil durante muchos años, aunque me animo pensando que más vale darse cuenta tarde que nunca.

Lo malo es que hasta ahora no he descubierto mi camino, ese que me hará feliz al andarlo. Por un lado siento una inmensa libertad tras liberarme del lastre que llevaba encima, por otro lado me siento bastante vacía e incluso tengo miedo de quedarme así y de no encontrar nunca nada.

A Gonzo: si sabes que nunca estarás solo ya tienes muchísimo ganado. ¡Enhorabuena y adelante!

Visto la cantidad de gente que hay por aquí que quiere buscar su propio camino habrá que buscar un lema para el club ;)

Hacen falta mas cojones de los que dispongo para hacer algo así.. y tambien arte… y algo por lo que luchar… vamos, que es difícil plantearse algo parecido, por lo menos para mi.

En cualquier caso, suertes mil. Mientras tengamos la suerte de seguir leyendo tus peripecias, cualquier giro a tu vida se convertirá en horas de regocijo delante del ordenador.

Bueno, ahora que lo pienso, es peligroso planteárselo así, ya que de ese modo cualquier ávido lector estará deseando que tengas jefes cabrones, compañeros de piso guarros, amigos graciosillos, dentistas sanguinarios…

———-
El Tejon
Degradación Mental

una gran suerte haber encontrado este blog, me gusta.

http://opositorajudicaturas.blogspot.com/

No puedo aportar mucho en este hilo, aunque lo de romper con todo se me da bien, demasiado bien. Contrariamente a lo que contáis por aquí, yo tengo ganas de saber qué estaré haciendo dentro de un mes. No me quejo, en general me encanta todo lo que me va pasando.
Mucho ánimo a todos los que queréis mejorar vuestra vida, sobre todo si en vuestros planes sigue vivo el ideal de cambiar el mundo.

nunca he escrito en un blog, tengo 18 años y una vida llena de iluciones. tu blog esta beunismo, me rio mucho y tiene ideas y una percepcion de la vida bastante parecida a la mia.

solo queria desearte la mejor de las suertes , escribes exelente, tienes un don , muestras con sencilles humor y claridad temas mas que interesantes y complejos.Realemnte se que vas a triunfar.

y como dijo alguien por hay:

SOLO HAY UNA COSA PEOR QUE EL FRACASO , NO HABERLO INTENTADO

desde concepcion , chile , saludos.
PD: llegue a tu blog preguntadole a el sabelotdo google por “el sentido de la vida”.

¡Enhorabuena por estar vivo! (en el buen sentido de la expresión). Te deseo que tengas mucha, mucha suerte, aunque lo más importante ya lo tienes: inquietudes y fuerza de voluntad para llevarlas a cabo. Espero también que tengas ecuanimidad para saber ver las situaciones y actuar sabiendo las consecuencias. Maneras se te ven.

“Confieso que eres un menda interesante”

Di que sí, con dos cojones. Yo te apoyo y te deseo toda la suerte del mundo.

http://unlocoandasuelto.blogspot.com

Tú puedes con esto y con menos!

Hace más de un par de años que te leo. Desde el “voto y paja” he seguido tus andanzas por PerryAG, he reido tus elocuencias, y he vivido como propias tus inquietudes.

No me di cuenta de que eras una gran influencia en mí, y en mi circulo de amistades que te leían, hasta que un día me puse nervioso al charlar contigo por el Messenger.

Hoy estoy ilusionado de forma cómplice con tu vista al horizonte. Te animo, y espero que lo compartas (no la pasta, pillín) con los acólitos” que te has formado por el camino.

Múchos ánimos.. Como dice uno..Tú puedes con esto y con menos!

Diario de un Chico Sencillo
http://chicosencillo.blogspot.com

Eres un tío con cojones. Ánimo, espero que te salga perfecto, y también que subas el ritmo de publicación aquí y en la tira Ecol jejeje.

Actualmente tambien yo soy feliz, asquerosamente feliz… Me da miedo hasta decirlo en voz alta “por si acaso”.

Me da reparo confesar lo a gusto que me siento con mi vida y conmigo misma. Tengo una relación de pareja que después de casi nueve años atraviesa uno de sus mejores momentos; tengo ¡¡por fin!!! un trabajo que me gusta (sigue sin ser el curro de mi vida, pero…me gusta y me lo paso bien); parece ser que he madurado lo suficiente como para tener una buena relación con mis padres, y en el terreno de la amistad estoy más que contenta. Tengo salud, aunque a veces la ansiedad me juegue malas pasadas.

No pido más. No le pido más a la vida. Me voy a la cama cada noche con la conciencia tranquila y en paz conmigo misma.

Tengo sueños que me harían aún más feliz, pero como no lucho demasiado por ellos no me preocupan. Ya llegarán si me los curro ¿verdad?

Enhorabuena por tu actitud, por tu valor y por tu blog ;-) Llevo leyéndote tiempo, pero hoy por fin me he decidio a registrarme para poder dejarte un comentario.

www.laotracaradebarbie.com

Entonces la felicidad es para ti mas o menos;
-Tener una buena relaccion de pareja.
-Un curro agradable.
-Llevarse bien con tus viejos.
-Tener amigos.
-Tener salud.

No parece tan dificil ser feliz. Pero cual es el sentido de la vida? Irse a la cama cada noche y sentirse bien con uno mismo??
Y que pasa con las cuestiones existenciales??
 ;-))

Hombre, si todo eso te parece poco. A mi ya me parece un logro :)

De todas maneras cada uno tiene sus requerimientos para ser feliz, y la felicidad se obtiene por dos caminos: cumpliendo las expectativas o rebajandolas. O bien haciendo ambas cosas a la vez.

En cualquier caso los requerimientos para ser feliz tambien varian con el tiempo, asi que hay que estar ojo avizor a los cambios. Lo mejor es procurar que las expectativas dependan de uno mismo, asi se encuentra uno menos expuesto a las variaciones externas (e incontrolables) y a las malas rachas, que siempre las habra.

a veces algo se le parece… es una cancion de Julieta Venegas que suena bastante ahora, pero yo siempre he pensado algo parecido. Existen momentos felices, que ya es bastante.

Yo he llegado recientemente a la siguiente conclusión:

La felicidad es un punto de vista

Quiero decir con ello que conozco a personas felices que tienen a su alrededor lo mismo que yo y las mismas oportunidades, pero siempre parecen estar con una sonrisa en la cara y se contentan con otras cosas que yo no. Parece que su actitud positiva ante la vida, es decir, su manera de ver el mundo es lo que les da la felicidad. A pesar de creer en ello, cambiar mi modo de ver el mundo me parece tan dificil como cambiar de forma de ser.

Yo también creo que es cuestión de actitud. Y puede que también funcione no pensar demasiado.

Joer, tanto hablar de dinero en este post, creo que lo has debido de mencionar más o menos 10 veces con la dichosa palabreja, y luego te permites ir de “espiritual y avanzado” por la vida dando lecciones a tus lectores en no sé qué post anterior sobre que el dinero no da la felicidad y que pretender que te paguen algo más o ser algo más que mileurista en España es de “egoístas y de gente de poca clase” como nosotros, lor pobrecitos… Poca coherencia es lo que tú tienes, entre otras cosas. Agur. (PS: ah, y que conste que yo no soy mileurista, es más, voy a seguir tu ejemplo y me voy a vanagloriar de la “buena pasta” que gano todos los meses, hala!)