Usando presuposiciones lingüísticas

Puedes emplear presuposiciones para ayudar a tu oyente a obtener una perspectiva diferente sobre un problema o sobre el mundo en general. Las presuposiciones se utilizan también en el lenguaje de la persuasión. Te conviene ser consciente de las presuposiciones que utilizas a diario cuando hablas, ya que pueden tener un impacto significativo en aquellos que te escuchan.

Por ejemplo, puede que haya muerto tu padre y que mucha gente te diga: “Sé que estás triste por la muerte de tu padre”. Para dar sentido a la frase, tienes que aceptar la presuposición del que habla y es muy posible que eso tenga un impacto en tu estado emocional. ¿Cómo te sentirías si alguien te dijera en su lugar “Sé que encontrarás la fuerza para sobrellevar la pérdida de tu padre”? ¿No te sentirías en un estado mental y emocional muy diferente?

Para tener una mejor perspectiva del poder de las presuposiciones lingüísticas, considera los siguientes ejemplos:

  • ”¿Quieres que solucionemos tu problema en este café o en el próximo?”: La presuposición principal, la que el oyente debe aceptar para que la frase tenga sentido, es que solucionará su problema. En realidad tiene otras opciones, pero si acepta la presuposición de la frase, las opciones se limitan a “este café” y “el próximo”. Esto es lo que en inglés se llama un “double bind”. De la misma manera, como padre, puedes preguntar a tu hijo “¿Vas a hacer los deberes ahora o después de merendar?”.
  • ”No resuelvas este problema demasiado rápido”: Presupone que es posible resolver el problema y que la única cuestión real es la velocidad a la que será resuelto.
  • ”Después de leer este artículo te darás cuenta de lo fácil que es cambiar cosas en tu vida”: Hay dos posibles presuposiciones: 1) Terminarás de leer este artículo, y 2) Es fácil hacer cambios.
  • ”Como estás leyendo este artículo, ya estás haciendo cambios en tu vida”: Presupone que el lector está ya en el proceso de hacer cambios, sean cuales sean.
  • ”¿Qué problema vas a resolver hoy?”: Redirecciona la atención del oyente al hecho de que hoy va a resolver un problema.
  • Compara estas dos frases: “¿Sigues haciendo cambios en la relación con tu familia?” y “¿Estás haciendo cambios en tu familia?”. La palabra “sigue” en la primera frase presupone que ya ha habido cambios en esa relación, mientras que la segunda no tiene esa implicación.

Este tipo de patrones de conversación se usan abundantemente en las conversaciones habituales, ya sea consciente o inconscientemente, y forman parte de avanzadas técnicas de persuasión. Date cuenta de cómo las usas con otros y otros las usan contigo, y procura utilizarlas en adelante de una manera positiva para los demás.

Para que una presuposición lingüística sea efectiva debe ser aceptada por el inconsciente del oyente. Mantener el rapport ayuda a favorecer esta aceptación.


Identificando y construyendo presuposiciones

Las siguientes estructuras te ayudarán a identificar y a construir presuposiciones lingüísticas:

  • Existencia: Sugiere que algo existe o es. “El niño se cambió al frente de la clase”. Presupone la existencia de un niño, una clase, un “frente de la clase” y un “fondo de la clase”.
  • Posibilidad: Presupone que algo puede o no puede suceder. “Puedes hacer cualquier cosa que quieras”. “Puedes resolver el problema cuando lo desees”.
  • Causa-efecto: Indica una sucesión de eventos e implica un flujo de tiempo. Por ejemplo, primero sucede algo que se sigue de un resultado. Esta estructura puede estar compuesta así “Si/cuando X suceda, seguirá Y” o bien “Y ha sucedido porque tuvo lugar X”. “Si abres la puerta saldrá el gato”. A menudo conectamos causas y efectos sin que exista necesariamente una conexión directa.
  • Equivalencia compleja: Esta frase atribuye significado a algo que puede o no tener la capacidad de ser una causa. Implica que ambos eventos suceden simultáneamente. “Leer esta frase hace que cada vez leas mejor”. “Que vaya a clase significa que soy un buen estudiante”.
  • Percepción: Percepción a través de uno o más sentidos, interiores o exteriores. “Juan se da cuenta de que el cambio es fácil”. Para dar un sentido a aquello de lo que Juan se da cuenta es necesario aceptar la presuposición de que el cambio es fácil.
  • Tiempo: Indicaciones sobre el pasado, el presente o el futuro. “Recuerdo cuando tenía problemas”. Indica una percepción presente de un acontecimiento pasado.

Cuando ayudes a otros, ten cuidado al utilizar los tiempos verbales. Considera estas dos frases: “Entiendo que te pongas nervioso cuando te llama tu jefe” y “Entiendo que te pusieras nervioso cuando tu jefe te llamó”. En la segunda se presupone que el problema estuvo en el pasado. Hablar del problema en el presente puede hacer que la otra persona lo reviva inconscientemente.

  • Adverbio/adjetivo: Indica grados de relevancia e intensidad. “Este es un pequeño problema” en contraposición a “Este es un gran problema”.
  • O: Incluye unas cosas y excluye otras. Revela la existencia de un “double bind” y una tácita asunción de la existencia de algo. “Terminarás hoy o mañana”? “Puedo viajar en coche o en avión”.
  • Ordinal: Hace referencia a números, secuencias o frecuencias. “Lo primero que hay que hacer es parar”. Implica la posibilidad de acciones posteriores.