Usando marcos en la obtención de resultados

Los marcos, como ya hemos visto, son elementos que proporcionan un contexto, un enfoque o un modo concreto de organizar de manera apropiada las opciones potencialmente disponibles.

A la hora de lograr metas u objetivos (en PNL, resultados), es conveniente emplear también marcos. Los marcos nos permiten decidir qué es lo que será importante o no y, en general, nos proporcionarán un contexto en el que movernos en nuestro camino de una manera enfocada y eficiente.

Hay tres marcos especialmente importantes a la hora de planificar y obtener resultados:

  • Marco del resultado
  • Marco de la evidencia
  • Marco ecológico

Vamos a verlos en detalle.


El marco del resultado

Este marco nos resultará especialmente útil a la hora de planificar las acciones que llevaremos a cabo. En el mundo de los negocios, por ejemplo, los directivos necesitan una definición exacta de los objetivos de la empresa, unos criterios firmes sobre los que tomar las decisiones y una serie de directrices para evaluar si una acción resultará útil o no. En el caso de personas, cuando se trata de dirigir la empresa de nuestra vida, es útil hacer algo similar a la hora de conducirnos hacia el logro de nuestros objetivos personales.

El marco del resultado es especialmente provechoso cuando empezamos a buscar información de calidad que nos ayude a avanzar hacia un resultado concreto, o también cuando nos hemos perdido durante el proceso. Su función es orientar o reorientar, a otros y a nosotros mismos, hacia un resultado concreto. Definir correctamente este marco nos ayudará a centrar nuestras energías y a mantener la meta a la vista incluso en momentos difíciles.


El marco de la evidencia

Es el elemento clave y complementario al marco del resultado. Mediante los parámetros sensoriales, que nos indican la intensidad de la experiencia probada, sabremos si hemos alcanzado el resultado deseado. Estos dos marcos dirigen de una manera concreta y precisa la atención hacia el estado deseado, y sólo hasta él. La utilización de estos procedimientos tiene un gran impacto en la eficacia del proceso.


El marco ecológico

Como ya hemos visto anteriormente, somos una unidad en un sistema más grande. Por tanto, cualquier modelo de cambio ha de tener en cuenta el impacto de nuestras acciones sobre ese sistema. En cualquier plan se debe partir de la premisa de que cualquier cambio dentro del sistema afectará al sistema entero.

El marco ecológico tiene la función de ayudar a establecer metas señalando a la persona que el equilibrio del sistema puede verse alterado. Este marco está basado en el concepto de la interdependencia fundamental de todos los fenómenos. Un objetivo o meta será responsable cuando sea positivo tanto para uno como para cada una de las personas que nos rodean. En ese sentido, se dirá que un objetivo es ecológico cuando tiene en cuenta el resto del sistema en el que tendrá lugar.