Chakras y columna vertebral

En algunos momentos de mi vida oí hablar de los chakras. Generalmente quien hablaba de ellos se consideraba espiritual. Yo estudiaba ingeniería industrial y creía en pocas cosas, salvo en que iba a terminar la carrera me costara lo que me costara. Así lo hice.

Con el tiempo, fui cambiando mi manera de pensar y abriéndome a otro tipo de experiencias. Decidí que dejaría de sentir repulsión al escuchar palabras desconocidas y que lo sustituiría por la curiosidad. Mi calidad de vida mejoró varios enteros y mi día a día se volvió más entretenido y divertido. También pude hablar con más gente de más cosas.

Ahora, parte de mi formación es ingenieril. Me gusta comprender las cosas. También, mi sistema representacional favorito es el visual. A menudo necesito ver algo para entender cómo funciona. Las explicaciones que me dieron sobre los chakras no fueron suficientes para que pudiera utilizar esa información de una manera útil en mi vida.

Desde mediados de mi adolescencia comencé a sufrir dolores de espalda, como relaté más tarde en El Sentido de la Vida en escritos como “Jodido de la espalda: episodio piloto“, “El fascinante mundo vertebral” o “Fisioterapia“. Pasaba gran parte de mi tiempo frente al ordenador, y aunque practicaba deporte, no hacía ejercicio para fortalecer la musculatura de esa zona. La conjunción de palabras “higiene postural” me evocaba la imagen de un rollo de papel higiénico. La primera vez que acudí a un especialista de la espalda me dijo “Eres alto, es normal que tengas dolores de espalda”. Desde ese momento adopté esa creencia e incorporé a mi vida los dolores de espalda como si fueran algo normal.

A principios del año pasado sufrí una nueva crisis. Entonces decidí que ya bastaba, que para mí dejaría de ser normal tener dolores de espalda, y que haría lo necesario para solventar este asunto. Me sentía cansado, dolorido e impedido, y ya había tenido suficiente de eso. Me gusta la libertad.

Acudí a un quiropráctico. Me hicieron pasar a la sala y, mientras venía el profesional, me entretuve estudiando los diferentes diagramas del ser humano que había en las paredes. Uno en concreto me llamó la atención. Se trataba de un corte lateral en el que se mostraba cómo los diferentes órganos se conectaban a la columna vertebral a través de manojos de nervios. Observé que los nervios se agrupaban en paquetes y se infiltraban entre las vértebras. Vi algo similar a esto:

Chakras

Me parecieron cables de fibra óptica que conectaban los diferentes sistemas, y me llamó la atención que muchos órganos compartieran cableado. Pensé entonces en los chakras, y me pregunté si sería de eso de lo que me habían hablado antes sin que yo lo entendiera del todo. El profesional que me atendió me confirmó más tarde que así era, que esos eran los chakras.

Me sentí contento, pues había conectado mis partes científica y espiritual, y me había conocido un poco más a mí mismo. Dicen “Conócete a ti mismo”, pero no te dicen que es mucho más fácil con un diagrama. Creo que todo es un sistema y que todo está conectado con todo, así que me esmero en conectar las diferentes partes de mi mente de manera que se complementen y amplíen mis funciones y mis perspectivas.

Comencé el tratamiento con el quiropráctico. Progresivamente me sentí cada vez mejor. Con el tiempo y el trabajo, no sólo han desaparecido completamente todos mis dolores y mis molestias, sino que además he aprendido a ser mucho más consciente de mi propia postura y de los movimientos que realizo. Para alguien como yo, que por ser alto estaba condenado a sufrir molestias en la espalda de por vida, ha sido un enorme placer descubrir que he roto una creencia de una manera enormemente agradable.

Si te interesa, el centro al que acudí fue este: Zentro quiropráctico Valencia.

Durante el proceso, también me fui dando cuenta de lo importante que era la columna vertebral en el ser humano. De muchas maneras diferentes, es el núcleo del ser. Todo lo que le sucede a un ser humano se acomoda y solidifica en su columna vertebral, de manera que echándole un vistazo puedes saber, como puedes saber de un árbol cuando cortas su tronco y estudias sus anillos. Por otra parte, la columna vertebral es el sostén del ser humano, el pilar sobre el que se erige todo lo demás. Por otra parte, el cableado de los diferentes órganos se introduce entre las vértebras. Cualquier pinzamiento o irregularidad en este esquema significará que la información que transporta ese cableado no fluye de una manera adecuada y óptima.

Para saber más sobre los chakras, puedes acudir al artículo de la Wikipedia, el cual es lo suficientemente completo como para que aprendas un poco más sobre estos centros energéticos. Si todavía no te interesa, está bien. Yo viví muchos años sin hacerlo.